Resolución del PT en defensa de la soberanía nacional

La defensa de la soberanía nacional siempre ha sido uno de los pilares de la actuación del Partido de los Trabajadores. Es una responsabilidad que asumimos no como una idea abstracta sino como política activa que impacta directamente en la cotidianidad del pueblo brasileño y determina el futuro del país.

Actuamos por un nuevo orden internacional basado en el multilateralismo y en la defensa de la paz. Adoptamos una política exterior altiva y activa, creamos una política de Defensa Continental, actuamos por la integración entre los países de América Latina y el Caribe, construimos nuevas relaciones con África, con el Oriente Medio y participamos de la creación de los BRICS.

Actuando de manera soberana, nuestros gobiernos fortalecieron la agricultura, la industria y el sector de servicios ampliando la presencia brasileña en los mercados internacionales. Creamos tecnología para explotar el Pre Sal. Nos liberamos de las imposiciones del FMI y actuamos con firmeza en los foros globales sobre economía, comercio, derechos humanos y medio ambiente. Creamos nuestra política de Defensa al mismo tiempo en que actuamos por la paz.

Esa actitud fue esencial para el crecimiento de la economía, la creación de 20 millones de empleos y el aumento de la renta que ha sacado 36 millones de brasileños de la pobreza extrema y ha elevado el padrón de vida de más de 40 millones de personas. Fue de cabeza erguida, defendiendo nuestro territorio, nuestros derechos e intereses que Brasil pasó a ser respetado en el mundo como nunca antes.

El golpe del impeachment de 2016 tuvo como objetivo revertir esas conquistas comenzando por la entrega del Pre Sal y el desmontaje de la Petrobras que tuvo consecuencias nefastas como el aumento de los precios de los combustibles, especialmente del gas de cocina que se ha vuelto inaccesible para los más pobres.

Esa política antinacional fue profundizada por el gobierno Jair Bolsonaro que humilló a su pueblo esta semana en su paso por los Estados Unidos, país al cual presta sumisión canina, llegando a pararse firme y saludar con ademán militar a la bandera, como todos se recuerdan.

Comenzando por la exención de visa para la entrada de ciudadanos estadunidenses y de otros tres países sin la necesaria reciprocidad para ciudadanos brasileños, los acuerdos firmados por Jair Bolsonaro con el gobierno de los EEUU entregan intereses estratégicos de Brasil a cambio de nada.

Bolsonaro abrió expresiva cuota de importaciones de trigo de los EEUU, perjudicando los productores brasileños. Abrió las puertas de Brasil para compra de cerdos de aquél país que, además de la competencia desleal con los brasileños, hay el riesgo sanitario que puede comprometer nuestro rebaño.

Abrió mano de los derechos que duramente hemos conquistado en la Organización Mundial del Comercio al mismo tiempo en que imploró apoyo a la entrada de Brasil en la OCDE donde no tendremos la menor probabilidad de construir acuerdos equilibrados además de volver a someter nuestras políticas económicas a imposiciones externas.

También imploró por la entrada del país en la OTAN que tendría como única consecuencia la apertura de nuestro territorio para la instalación de bases militares extranjeras. Y desde ya entregó a los EEUU la base de Alcántara, abriendo mano de una de las más codiciadas posiciones geográficas para lanzamiento de satélites en todo el mundo.

Bolsonaro somete a Brasil a los intereses económicos y políticos del gobierno de Donald Trump. Se une a él en el proyecto de guerra en Venezuela y en la irresponsable transferencia de la embajada de Brasil en Israel para Jerusalén. Comportase pasivamente ante las negociaciones comerciales de los EEUU con terceros países que perjudican gravemente la economía brasileña. Transforma aliados en enemigos.

El PARTIDO DE LOS TRABAJADORES luchará en el Congreso, en el Judiciario y en las calles contra todos los acuerdos firmados por Bolsonaro que perjudican nuestro país, entregan nuestras riquezas y comprometen la paz. Bolsonaro no es dueño de Brasil para entregarlo a los EEUU como si volviéramos a los tiempos de la colonia.

Defender la soberanía nacional es defender el pueblo brasileño.

Brasília, 23 de marzo de 2019.

Dirección Nacional del Partido de los Trabajadores

AUSPICIANTES