Un listado que se achica

Algunos de los principales paraísos fiscales del mundo serán eximidos de los listados de guaridas fiscales elaborados por la Unión Europea. Un nuevo informe elaborado por Oxfam advierte que reconocidas guaridas como Bermudas, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Guernsey, Hong Kong, Isla de Man, Jersey y Panamá abandonaran la denominada “lista gris”.

Los laxos y flexibles criterios establecidos por la UE permitieron a su vez que la “lista negra” vigente cuente con apenas cinco pequeños estados insulares mientras. El reporte sostiene que la nueva versión del listado que será difundida este año volverá a ignorar a los principales nodos del mundo offshore como Suiza y Estados Unidos. La investigación sostiene además que si los criterios utilizados por el bloque europeo para definir a las jurisdicciones no cooperantes fueran aplicados a sus Estados miembros, cinco de ellos pararían a forma parte de la lista negra.

“La lista negra de la UE se concibió con la intención de que fuera una herramienta sólida para abordar la evasión y elusión fiscal, pero cuesta creerlo dada su aplicación actual”, advierte Oxfam en «Vía Libre: Cómo la UE está a punto de dar carta blanca a los paraísos fiscales más agresivos del mundo».

“La UE va a omitir a las Islas Vírgenes Británicas, el principal paraíso fiscal de los que aparecían en los Papeles de Panamá, y las Bermudas, territorio al que Google trasladó cerca de 23 000 millones de dólares de beneficios. Pero los indicadores económicos no muestran en absoluto que se haya puesto fin al traslado artificial de beneficios hacia estos territorios”, cuestiona el documento.

En línea con los cuestionamientos realizados por Fundación SES y el resto de las organizaciones que forman parte de la Coalición para la Transparencia Financiera el reporte advierte que “la lista negra se está convirtiendo en un mecanismo de la UE para ejercer presión sobre los países en desarrollo de cara a que adopten los estándares de la OCDE en fiscalidad internacional, a pesar de que su carácter es, en principio, completamente voluntario para ellos y de que fueron acordados sin su participación”.

La evasión fiscal de las grandes empresas es un problema global que afecta a todos los países. Oxfam estimó que Francia, España, Italia y Alemania dejaron de recaudar alrededor de 35.100 millones de euros en 2015. Recaudar esos fondos permitiría reducir el gasto en sanidad de los hogares de esos países entre 12,4% y 28,3%, reinvirtiendo dicho dinero en sus sistemas de sanidad nacionales.

“Se trataría sin duda de una elección política que podría mejorar considerablemente la vida de las personas, sobre todo teniendo en cuenta que, en Italia, Francia y España, las familias han tenido que aumentar considerablemente su gasto en sanidad por los recortes tras la crisis económica y financiera”, indica el reporte.

Para los países en desarrollo, la evasión y la elusión fiscal es una preocupación aún mayor ya que se estima que dejan de ingresar al menos 100.000 millones de dólares anuales en impuestos por las maniobras de las grandes empresas canalizadas a través de paraísos fiscales.

“Al privar a los países de un dinero necesario para financiar la educación, la sanidad y la creación de empleo, los paraísos fiscales agravan la pobreza y la desigualdad en todo el mundo El conjunto de la ciudadanía, especialmente las mujeres, sale perdiendo”, expresa el informe.

AUSPICIANTES